… Del que aún no se sabe mucho

En la última década Internet ha cobrado gran importancia en la vida cotidiana de todo ciudadano. Ante un mercado digital expansivo, distintas empresas editoriales, buscadores, librerías y páginas Web de escritores independientes, comenzaron a ver en Internet un medio por el cual publicar sus obras literarias.

Frente a la gran posibilidad que este medio otorgaba al “subir” sus textos, éstos debieron enfrentar una serie de problemas a solucionar. Para empezar estaba el hecho de que podrían sufrir una gran baja de ingresos de sus productos si la gente en vez de comprar sus libros recurrían a la World Wide Web. Es por ello que algunas empresas proveedoras de este material, decidieron publicar la parte “importante” del libro y no éste completo. Muchos buscadores tuvieron que enfrentar grandes demandas de editores y escritores por haber publicado sus obras enteras en el medio sin antes haber buscado su permiso. Ejemplo de ello ha sido Google quien en el 2004 tuvo que enfrentar numerosas demandas por plagio, hoy en día llegaron a un acuerdo para la búsqueda de libros:

“Si los libros del Proyecto para bibliotecas están protegidos por derechos de autor, los resultados de la búsqueda son como un catálogo de fichas; le mostramos información sobre el libro y, generalmente, algunos fragmentos de texto con el término de la búsqueda en contexto.”(1)

Según lo que figura en Google sobre su servicio de búsqueda de libros, la búsqueda se reduce a tres tipos de libros distintos. Por un lado están aquellos que son publicados y protegidos por derecho de autor que son aquellos que aún se venden de forma activa y Google brinda la posibilidad de “comprar” el libro y de ver de qué se trata el mismo si es deseado. Por otra parte están los libros descatalogados y protegidos por derecho de autor éstos no se publican ni comercializan de manera activa y se encuentran en bibliotecas de segunda mano y aquellos que se digitalicen podrán ser pre-visualizados y adquiridos online siempre y cuando el autor lo permita. Y finalmente, están los libros no protegidos por derecho de autor los cuales se pueden leer, descargar e imprimir.

Para concluir se podrá extraer de esta información que el marco regulatorio de los libros digitales está cubierto de una compleja red entrelazada de reglas y normas que reguladas por el Acuerdo de Conciliación Enmendado creado por el caso de Google en el 2004 junto con escritores y editores y la Association of American Publishers quienes junto con la impresa informática firmaron el acuerdo.

 

Mercedes Zarich Juaristi

Fuente:

http://books.google.com/intl/es/googlebooks/agreement/#4

Anuncios

Comentarios en: "El marco regulatorio de los libros digitales/on-line" (1)

  1. Marta Villar dijo:

    Muy buena selección del artículo y el complemento del relato multimedia con la imagen. Es un tema para seguir trabajando en el blog. En cuanto a la redacción, está bien aunque convendría escribir directamente el tema que trata el artículo sin preámbulos innecesarios. Si te parece, lo vemos en clase de consulta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: